domingo, agosto 28, 2005

Emergencias médicas

Vaya fin de semana. Descontando el hecho de que el jueves y el viernes fueron una locura laboral, de pega intensa y de fechas tope, la cosa fue densa. El jueves en la noche mi novia terminó en la sala de emergencias de la Clínica Las Condes. Ella trabaja ahí, pero esta vez no fue por trabajo.

Por una predisposición genética tiene algo llamado migraña con acompañamiento o algo así. Es como la dichosa jaqueca. La diferencia reside en que ella no tiene dolores de cabeza una vez al mes o cada dos meses. Al parecer sus "episodios" vienen como cada dos años.

¿Qué bueno? Eso se podría pensar. El problema es que al parecer su dolor de cabeza como que "junta fuerzas" durante los dos años y en vez de darle jaquecas moderadas de tanto en tanto, le da una de la **** madre cada dos años.

Le tocó el jueves en la noche.

Yo, por mi parte, tenía el viernes en la tarde exámenes "preventivos". Me tenía que hacer un test de esfuerzo luego de mi perfil lipídico. Y como era en la unidad donde trabaja mi polola, no me extrañó tener una llamada perdida de ella a las 7 de la mañana. Pensé que quería recordarme del test.

Vaya qué equivocado estaba.

Pero no tenía cómo saberlo. Más aún, cuando llegué a la pega me ví envuelto en un torbellino de deber hacer y por lo tanto, tuve poco y nada de tiempo para devolver el llamado.

Eso fue hasta que recibí un correo electrónico de la hermana de mi polola.

Ahí entré en crisis. Pensar que ella estaba en emergencia y yo había dormido y trabajado todo el rato como si nada.

Me puse a trabajar a full, se me olvidó completar una frase en un correo y no fui a almorzar para poder salir antes e ir a verla.

Cuando llegué allá me enteré del cuento de la migraña y todo eso. Luego me fui a hacer mis exámenes (a un pasillo de distancia) y volví. Estuve con ella hasta pasadas las 10 de la noche y luego me fui a la casa.

El sábado fui a buscarla temprano. Estuvo en mi casa en cama mientras yo la cuidaba y le impedía levantarse. Luego en la noche fui a dejarla. Tipo 8 o algo así. Luego le pasé a dejar el auto a mi viejo (que me lo había prestado) y de ahí tomé el metro al depto.

Largo todo. Llegué tipo 9 a la casa, o algo así. Cansado.

Qué increíble cómo con los años se van juntando temas. Ahora me siento medio abrumado con algunas cosas y no estoy pagando dividendos, ni hipoteca ni manteniendo un cabro chico. Afortunadamente no tengo deudas.

¿Cómo será quedarse dormido en la semana, pensando en deberes, trabajo y a demás deudas y niños? Vaya responsabilidad.

¿Cómo sobrellevarlo?

Si alguien sabe, que pase el dato.

5 Comments:

At 4:25 p. m., Blogger flakon said...

qué mala kike... saludos y los mejores deseos a tu novia...


tampoco tengo la receta, pues estoy padeciendo una suerte de insomnio por las ideas que dan vueltas en mi cabeza cada noche... en fin, creo que el trabajo es un mal necesario...


saludos...

 
At 6:04 p. m., Blogger Juan Pablo Tapia said...

A mi me ha servido el separar las emociones de las razones por las que estoy involucrado en los proyectos. Además de la pega, tengo 3 proyectos paralelos andando, casado con esposa asmática ( sensible en estas épocas de frío), en fin. Supongo que hay que disgregar la aproximación, antes de aglutinarla en un todo incomprensible.

 
At 11:31 a. m., Blogger mili said...

Ufff....yo no sé nada de deudas, hipotecas ni niños, pero si sé de migrañas y es lo peor!!!
Me magino a tu novia, te imagino a ti... debe haber sido un caos.

Saludos y prepárate para el próximo año...

Saludos

 
At 2:39 p. m., Blogger Kike said...

Ya está todo mejor por suerte. Al final era una migraña con acompañamiento. No me quedó muy claro lo del acompañamiento, pero si que al parecer es una migraña que avisa y que puedes "prevenir" si estás atento a los síntomas.

 
At 1:01 a. m., Blogger Black Mamba said...

Uf, y yo que me quejó pq me da jaqueca una vez al mes (gajes hormonales)
De deudas....sólo la Faladeuda, pero ni eso pago con plata mía. Soy una suertuda desempleada

 

Publicar un comentario

<< Home