domingo, mayo 08, 2005

Los Tallarines de Mi Abuela

La Abuelita Eugenia es medio italiana. Boggia es el apellido de mi madre. Y como tales, cada vez que ibamos los sábados a almorzar a su casa, había una tallarinata, o algo así.

Eran unos fideos con salsa de tomates y carne, pero que entre medio tenían queso y en algún rato pasaban por el horno. Eran ricos. Los más ricos que he comido en mi vida.

Mi abuela ponía la receta y supervisaba. Ella vigilaba que quedaran como debían.

Pero cuando enfermó mi abuelo de cáncer las cosas se distanciaron. La familia era muy grande y mi abuela estaba 100% dedicada al tata. Y a pesar de los cuidados y los deseos, mi abuelo se fue apagando poco a poco hasta que finalmente la gran C se lo llevó.

Sin embargo una bruja de la familia dice que no se fue del todo. Que quedó ahí, en el departamento de mi abuela esperándola. Cuidándola.

Ayer sábado a las 14 horas, hora en que tradicionalmente almorzábamos con mi abuela en tiempos pretéritos, mi viejita falleció. Se le fue la vida de un segundo a otro y dejó la casa sola.

Mi tata la tomó de la mano, le dió un buen abrazo y se la llevó al cielo. Ella quería eso. Irse rápido y sin molestar mucho.

Y dejó la casa sola.

Pero el domingo, luego del velorio y el cementerio llegaron 5 de los seis hijos de mis abuelos (el sexto vive en Brasil) al departamento. Todos juntos. Y con los hijos llegaron las señoras y los primos. 14 de ellos. Dos bisnietos estaban también dando vueltas.

Hoy en la tarde comimos tallarines con salsa. Preparados especialmente en este día de despedida. Y no estaban tan buenos. No eran iguales.

Pero entre el calor de la familia, los recuerdos alegres y los abrazos en serio daba lo mismo.

La casa quedó sola, pero la familia sigue. La vida continúa y el cariño que mi abuela me enseñó sigue conmigo.

Chao abuela. De verdad te quiero.

5 Comments:

At 1:49 a. m., Anonymous mar en españa said...

liiiindo tu post, que encontré por casualidad en el planeta blogs. Linda despedida y un hasta siempre para tu abuelita.

 
At 3:08 a. m., Anonymous Anónimo said...

Tu post parecía el comienzo de un buen libro. Vas a echar de menos a tu abuela, a mí me pasa igual, pero a la vez ahora la tendrás siempre contigo.

 
At 11:26 a. m., Blogger Kike said...

Gracias por los mensajes. En verdad que siento su partida.

 
At 3:52 p. m., Blogger Emilio said...

Imagino el sábado por la noche. La misma mirada dulce, la misma mirada cómplice.

Un abrazo apretado y tres besos en la mejilla. La tomó de la mano, le entregó la mejor sonrisa y la llevó consigo donde nadie más conoce...

Ya no están más solos...

Un abrazo.

 
At 8:19 a. m., Anonymous Jose Zagal said...

Pucha Kike, lo siento mucho. Un gran abrazo desde la Atlantida. Cuidate!

 

Publicar un comentario

<< Home